10 cosas que odiamos de nuestras laptops

On agosto 30, 2009, Posted by , In Basicas,Curiosidades, By , , With No Comments

Encontré navegando por internet un artículo muy interesante sobre las contras que tiene el uso de las Laptops o computadoras portátiles, así que aquí se los comparto:

Escrito por Valerie Rice el 19 • Mayo • 2008

De acuerdo con un sondeo entre directores de tecnología (CIOs) y usuarios, estas son las cosas que más odian de sus computadoras portátiles. El orden es alto arbitrario, usted puede cambiarlo de acuerdo con su propia experiencia.

  1. Duración de la batería. Si bien en los modelos más recientes de computadoras personales la batería puede durar hasta cuatro horas, nunca es suficiente para los usuarios móviles y los profesionales IT que les dan servicio. Hay quienes aman sus laptops y las odian al mismo tiempo; y el motivo de ese odio es… la batería.
  2. Echas pedazos. Muchas laptops se ensamblan en China y, hay que admitirlo, son muy endebles. A menudo se pueden ver pantallas estrelladas, bisagras rotas y estuches maltratados, sin mencionar las piezas que simplemente se desprenden.
  3. Difíciles de arreglar. En promedio, las laptops duran de tres a cuatro años, según la firma de investigación IDC. Sus componentes duran cierto periodo de tipo y no más. Si hay que repararlas, toma mucho tiempo enviarla al servicio de reparación del proveedor y más volver a tenerla de vuelta y funcionando adecuadamente. Todos coincidieron en que esto es algo muy frustrante.
  4. ¿Dónde están? En particular, cuando los directores de sistemas deben actualizar o dar mantenimiento a las laptops, es muy difícil recuperarlas, pues están por todas partes, incluso fuera de la ciudad o el país. Además de que algunas son robadas o extraviadas.
  5. Es difícil asegurarlas, tanto digital como físicamente. Ya sea que los hackers las estén explotando mientras se está conectado a una red pública o sean robadas en un aeropuerto, las laptops son vulnerables en formas que sus contraparte de escritorio no lo son. Cualquiera puede mirar sobre el hombro de un usuario en una cafetería o en un avión, y ver la información de una hoja de cálculo sobre las finanzas corporativas. Y las redes inalámbricas públicas pueden estar comprometidas en varias formas.
  6. Medidas de seguridad desquiciantes. Los usuarios se quejan de que hay demasiadas restricciones para trabajar en línea: contraseñas, seguros para las pantallas y procedimientos para conectarse a las VPNs, además del riesgo que implica conectarse a redes no seguras.
  7. Wi-Fi sigue siendo una pesadilla. Configurar las laptops para la conectividad inalámbrica y mantener actualizadas las configuraciones están entre las mayores pesadillas que los profesionales IT enfrentan a diario. IT debe decidir qué tarjetas inalámbricas usar, si emplear encripción o establecer una VPN, para qué empleados y bajo qué circunstancias. Los problemas de soporte son de nunca acabar para los gerentes IT.
  8. Las laptops engendran usuarios sobre demandantes. La naturaleza del cómputo móvil le ha hecho creer a los usuarios que pueden trabajar donde quieran y cuando quieran, sin importar lo que haya qué hacer para soportarlos. Los encargados de darles soporte tienen que estar disponibles incluso los fines de semana, cuando un usuario está consultando los resultados del partido de futbol el domingo por la noche y tiene problemas para iniciar sesión.
  9. Son demasiado grandes o demasiado pequeñas. Las laptops son demasiado grandes, lo que hace que los usuarios se quejen de cargar algo tan pesado, o demasiado pequeñas, que terminan con los dedos adoloridos por escribir en un teclado muy compacto.
  10. El desempeño del software no es el mismo. Los usuarios quieren poder, velocidad, conectividad y aplicaciones completas de una PC portátil con una batería que dure lo suficiente. Pero ese es un sueño guajiro – las grandes aplicaciones tienen un desempeño diferente en una laptop. Cuando los usuarios quieren realizar múltiples tareas con aplicaciones complejas, incluso el procesador más veloz de una laptop puede aletargarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *